viernes, septiembre 04, 2009

Variar lo Cotidiano


Cansada de salir todos los viernes a las 6 de la tarde, agarrar el bus de vuelta a casa, tratar de sacarle el jugo al sábado y darme cuenta que ya es domingo y tengo que volver al trabajo el lunes, y volver a pasar 10 horas metida en la oficina lidiando con el estrés de cada día.

Se que debo sentirme feliz por tener trabajo, pero a veces es tanto lo que se debe soportar, que me pregunto sí vale la pena.
Hay muchas cosas que quiero hacer, sueños que quiero cumplir, bufandas que quiero tejer, pero necesito tiempo.

Algún día debo tomar una decisión y se que no es fácil, pero me hará muy bien.

6 comentarios:

Alexander Araya dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Amanda dijo...

Jejeje sorry por el coment anterior borrado, era mío y lo puse a nombre de mi amigo sin querer, me ve me mata...

Te decía que bueno el trabajo es siempre herramienta y camino pero la prioridad al fin de cuentas siempre debe ser no perder de vista esos sueños.

Abracito :D

el sin libro dijo...

sí. A veces se pierde el sentido del trabajo. El porqué de estar encerrado tanto tiempo. Tener trabajo para esperar la hora de salida? Yo ahora intento hacer de las tardes MIS tardes. Recuperar lo que el tiempo se empina en borrar o agotar.

Fuerza. El trabajo no puede comerse tu vida.

Saludos!

©hannibal dijo...

Hola señorita, un gusto de conocerla. Veo que estás agotada de lo que haces. y yo me pregunto ¿Y quien no?

Mira este vídeo. Si piensas que no hay relación, pues mira bien. Por que todo esta unido a una sola cosa.

http://video.google.com/videoplay?docid=8883910961351786332&ei=_vXSSofhIoyQqAKO6KiBBA&q=zeitgeist&hl=es#

luego...

Vengo primero a mis compatriotas ticos, para compartir lo que hago. tal vez y encuentres algo que te guste.

Saludos
hannibal

espacios urbanos dijo...

JAURÍA HUMANA

Y Si tuviera que hacer un cuadro sobre "el yugo opresor"?
Tomaría un lienzo y pintaría una realidad paralela...

ALGO TAN INCOHERENTE COMO ESTO:

En una esquina estaría yo observando años de rutina y trabajo ensordecedor,aburrido,deprimente aveces interesante, otras importante... resultado de eso que llaman título, que llega después de varios años de seguir un norte talvez vacío y seco,vestido de gloria y falsedad. Para qué tanto camino cuando a la vuelta de la esquina lo que encuentro es un lienzo en blanco, LLENO de preguntas e incertidumbres, de sinsabores y sinsentidos, con afilados cuchillos y peligrosas sendas recorridas y por recorrer..
Frase trillada: nadie dijo que era fácil
Vale la pena? No tengo forma de saberlo...........

En otra esquina está mi otro yo... con una máscara.. una en forma de perro (callejero), QUE VAGA por las calles sin ton ni son,el día tendría unas 27 horas, usaría 24 para trabajar sobre lo realmente importante de la vida... el amor, la amistad, la familia, la paz interna, el perdón, el café negro fuerte sin azúcar y la pintura. Las otras tres horas las usaría trabajando en pensar si de verdad vale la pena trabajar...o si ese es un concepto tan absurdo como el dinero mismo que genera. Qué pasaría si nos pagaran con abrazos o con sonrisas... o con huesos para los efectos del cuadro?
Porqué cuando no se tienen billetes se es infeliz por no poder tener lo que se desea, y cuando, para algunos (no en el caso del perro callejero), llegan esos billetes no los pueden disfrutar porque no tienen tiempo...y peor aún, no han inventado la moneda para comprarlo o detenerlo, o al menos pausarlo o retrocederlo.

Comería dos veces al día, en la mañana un plato de preguntas y en la noche uno de respuestas... para dormir y soñar que todo está resuelto... y despertar a la mañana siguiente y darme cuenta de que por fortuna nunca será así; sería muy aburrido.

Me rodearía de muchos perros callejeros y de seguro mordería a los perros de raza; la mayoría por elitistas, burgueses,explotadores y falsos... quedarían tirados en la calle a merced de una buena alma de perro que los ayude.. y talvez ahí se darían cuenta que todos somos saguates.

Sería un perro muy feliz, libre y sin ataduras, uno más en la jauría!

Y entonces Cindy (y Tepo), yo les regalaría ese cuadro, para que se unan a esa jauría y pinten sus sueños!!

Cin dijo...

Uy... Es masa este síntoma.

Gracias por pasar y descansar en mi esquina.

Willi, me encantaría tener ese cuadro del yugo opresor, sería como un altar para el tiempo... Me tomaría el tiempo de recordar que también puedo ser un perro callejero muy feliz.